Me voy a la cama

Enrique Villarreal Aguilar

 

 

Mamá y papá estaban mirando la televisión cuando mamá dijo:     - Estoy cansada, es tarde, me voy a la cama.

 

 

 Mamá y papá estaban mirando la televisión cuando mamá dijo:

 - Estoy cansada, es tarde, me voy a la cama.

Fue a la cocina a preparar bocadillos para el día siguiente. Puso en remojo los recipientes de las palomitas, saco la carne del congelador para cenar al día siguiente, superviso si quedaban cereales, llenó el azucarero, puso las cucharas y los platos del desayuno en la mesa y dejó preparada la cafetera. 

Puso la ropa húmeda en la secadora, la ropa sucia en la lavadora, planchó una camisa y cosió un botón, recogió los juguetes, puso a cargar el teléfono y guardó la guía telefónica. 

Regó las plantas, ató la bolsa de basura y tendió una toalla. 

Bostezó, se desesperó y se fue al dormitorio. 

Se paró un momento para escribir una nota a la maestra, contó el dinero para la excursión y cogió un libro que estaba debajo de la silla. 

Firmó una felicitación para un amigo y escribió la dirección en un sobre, escribió una nota para el festejado y colocó todo junto a su bolso. 

Mamá a continuación se lavó la cara con unas toallitas, se puso crema anti-arrugas, se lavó los dientes y las manos. 

Papá gritó: 

- Pensaba que te ibas a dormir. 

- En eso estoy, dijo ella. 

Dio una ojeada a los niños, les apagó las luces y la televisión, recogió una camiseta, tiro los calcetines a las cestas de ropa y habló con uno de ellos que estaba haciendo todavía los deberes. 

En su habitación puso el despertador, preparó la ropa para el día siguiente, ordenó perfectamente el zapatero. 

Añadió tres cosas a las seis de la lista de las cosas urgentes y visualizó como alcanzar sus propios objetivos. 

En ese momento papá apagó la televisión y anunció: 

- Me voy a la cama. 

Y lo hizo sin otros pensamientos.

 

 

 

 

Se han preguntado ¿porque las mamás son los seres más queridos de la familia? simplemente porque dan todo a cambio de nada y se preocupan por un sinnúmero de detalles de los seres que aman, están pendientes de todo lo que necesitan; convirtiéndose así, en el centro del hogar.

 

Bien podría decirse que el éxito de la familia es directamente proporcional a la gran mujer que existe en el hogar.

 

FELICIDADES A TODAS LAS MUJERES.

 

 

Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Tel. Dirección: 442 198 1188

Extranjero: 52 442 198 1188

Conferencista-Escritor Enrique Villarreal 2

@EVillarrealA

enriquevillarrealaguilar